Un experimento lo demuestra: los perros sí se parecen a sus dueños

cesar-perros-1.jpg

 

Lo de que muchos perros se parecen a sus dueños (o viceversa) es una de esas teorías sin aparente explicación científica que no obstante empíricamente parecen ciertas. Y ahora hay pruebas científicas (o lo más parecido a ello) que parecen demostrar dicha teoría.

Sadahiko Nakajima, un psicólogo de la Universidad Kwansei Gakuin en Japón, ya había realizado estudios para tratar de verificar el mito, y aquellos resultados iniciales se han visto confirmados con un nuevo experimento más exigente en el que una serie de participantes trataban de relacionar perros y dueños.

El primero de sus experimentos demostraba que una serie de personas elegidas al azar podían emparejar a los perros con sus dueños basándose tan solo en la apariencia de las caras de los dueños y sus mascotas, pero aquellas primeras imágenes contenían quizás “demasiada información de contexto” sobre esas caras de perros y personas, y en este segundo estudio las imágenes eran mucho más escuetas.

perros-duenios.jpg

Nakajima presentó a 502 estudiantes japoneses dos hojas de pruebas, cada una de ellas con 20 conjuntos de parejas humano-perro en la que se mostraban sus caras frente a frente. Las imágenes estaban recortadas para mostrar únicamente las caras y hacerlo en colores básicos, además de ser iguales en tamaño para que todo el experimento fuera homogéneo.

Para ir más lejos, en los experimentos también se mostraron hojas en las que se tapaban cualidades físicas de los perros y de los dueños como la boca y los ojos. Y era especialmente en este punto donde los resultados fueron más sorprendentes. La gente que veía la cara completa del perro y del dueño demostró volver a ser especialmente precisa a la hora de detectar las parejas reales y las falsas.

Pero lo curioso es que si se tapaban los ojos del animal y del dueño el índice de aciertos bajaba de forma notable hasta igualarse con lo que se podría considerar como un ratio de aciertos estadísticamente medio. Nakajima no se detuvo allí, y mostró entonces parejas en las que únicamente estaba mostrándose la franja de los ojos. 40 de los 54 estudiantes que participaron (el 74%) acertaron en cuáles parejas perro-dueño eran reales y cuales no.

Nakajima dejó claro que estaba tan sorprendido por las conclusiones del estudio como cualquiera, aunque hay teorías de una cierta capacidad subsconsciente (o sobrehumana, quién sabe) de extraer ciertas características psicológicas de las personas a través de los ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s