Conflicto entre China y Japón: que se levante el verdadero provocador

Conflicto entre China y Japón: que se levante el verdadero provocador

El gesto de Washington de enviar bombarderos a sobrevolar la ‘zona de defensa aérea’ establecida por China fue totalmente contraproducente, según el analista político Nile Bowie. A continuación les ofrecemos un resumen de su artículo de análisis.
La disputa territorial por este archipiélago del mar de la China Oriental formado por islas deshabitadas (conocidas como Senkaku en japonés y Diaoyu en chino) ha sido un foco de polémica en las relaciones entre China y Japón durante décadas y se ha intensificado hasta alcanzar el apogeo en los últimos meses, tras la compra de las islas por parte del Gobierno japonés.

La sociedad china y la coreana creen que el Gobierno de derechas del primer ministro japonés, Shinzo Abe, intenta ocultar el papel de cruel ocupante que ha tenido Japón en la historia, y han protestado airadamente contra los llamamientos del Gobierno de Abe a revisar la Enmienda N.º9 de la Constitución japonesa, que prohíbe a este país tener un Ejército.

Según la opinión de Bowie, las recientes medidas de China para introducir una zona de defensa aérea sobre las islas en disputa han llegado como una respuesta a meses de agresivas maniobras militares japonesas en la zona, rica en recursos biológicos e hidrocarburos.

Dejemos que juzgue la historia

Los primeros datos históricos que indican que el archipiélago pertenece a China se remontan al año 1403 y aparecen en textos redactados por los enviados imperiales de la dinastía Ming. Durante la dinastía Qing las islas fueron puestas bajo la jurisdicción del gobierno local de la provincia de Taiwán. Los mapas publicados durante la década de 1800 en Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos reconocen todas las islas Diaoyu como parte del territorio chino.

Japón derrotó a la dinastía Qing a finales del siglo XIX durante sus campañas expansionistas en la región y en 1895 obligó a China a firmar el humillante Tratado de Shimonoseki, que oficialmente cedió al País del Sol Naciente Taiwán y las islas circundantes, incluyendo las Diaoyu, que los japoneses rebautizaron como ‘islas Senkaku’ en el año 1900.

Después de la derrota y la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial, tratados internacionales como la Declaración de El Cairo y la Conferencia de Potsdam exigieron legalmente a Japón devolver los territorios ocupados a la China prerrevolucionaria.

Poco después de la revolución china en la década de 1950 y de la llegada al poder de los comunistas, Japón, con el respaldo de EE.UU., expandió su jurisdicción sobre el archipiélago, acto que se oficializó en el llamado Acuerdo de Reversión de Okinawa del 1970, una medida condenada por China y Taiwán.

La diplomacia de los B-52 de Washington

El anuncio del establecimiento de una zona de defensa aérea sobre las islas Diaoyu por parte de Pekín ha sido descrito por EE.UU. como una acción totalmente hostil y beligerante.

Por su parte, China ha esgrimido que su ‘declaración de defensa aérea’ forma parte de su derecho a defender su soberanía nacional y la integridad territorial. Pekín también ha señalado que EE.UU. y Japón establecieron sus propias zonas hace décadas y que estas zonas en algunos casos se extienden hasta las fronteras de otros países.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s